Cuarentena en casa: ¿qué hacemos con los niños?

Emprendedoras vinculadas a la incubadora Expresiva, iniciativa de la UNL y la Municipalidad de Santa Fe, proponen diferentes alternativas para sobrellevar el encierro obligatorio de una manera divertida y estimulante.

 

Organizar horarios, generar pequeñas rutinas, hablar de los sentimientos que emergen en el marco de una situación que genera tensión y preocupación, son los pilares del bienestar en cuarentena, y son acciones que aplican tanto a niños, como a adultos.
El virus COVID-2019, recientemente descubierto en China, forma parte de una extensa familia de virus llamados coronavirus que producen un amplio abanico de enfermedades respiratorias. Dado el alto grado de contagio que presenta el virus, cumplir con la cuarentena obligatoria es un acto de cuidado propio y colectivo. Sobrellevar la situación en un hogar con niños y niñas, puede resultar una tarea compleja y confusa de abordar. Es por esto que emprendedoras cuyos proyectos se han incubado en Expresiva, incubadora de emprendimientos culturales de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y la Municipalidad de Santa Fe, comparten sus conocimientos acerca del mundo infantil y proponen, desde sus espacios y emprendimientos, diversas actividades para mantener a los chicos activos y estimulados.
Esta incubadora acompaña a proyectos de base cultural para que se conviertan en emprendimientos sustentables, que presenten propuestas innovadoras, rescatando la identidad local, a la vez que sean viables desde lo económico, para que se conviertan en verdaderas fuentes de trabajo. Para más información consultar www.expresivasantafe.com.ar.
En el caso de los tres emprendimientos consultados, Expresarte, Somno y Espacio de libertad, han transitado su incubación hace tiempo y hoy son referentes locales en propuestas para niñas y niños.

Expresarte: la contraoferta a tanta tecnología
Expresarte es un emprendimiento de base cultural que nace en el año 2013, en la localidad de Colonia Belgrano (provincia de Santa Fe). Se dedica a diseñar y crear juegos didácticos con la idea de mantener viva la creatividad, potenciarla y generar momentos felices. Buscan que los niños y niñas de hoy conozcan que hay otras alternativas de juego disponibles.
“Esta propuesta surge de la convicción de que como adultos tenemos la responsabilidad de ofrecer al mundo niños felices, para que cuando crezcan tengan principios que los ayuden a ser reflexivos y capaces de tomar decisiones con criterio propio. En este mundo tan competitivo en donde el conocimiento cambia de un instante a otro, desarrollar en los niños habilidades que les enseñan a confiar en ellos, conociendo sus emociones, desarrollando el agradecimiento, la empatía, la perseverancia y el trabajo en equipo, entre otros valores es el mejor legado”, explica la promotora de este emprendimiento, Alejandra Bravo.
Al mismo tiempo, destaca la importancia de planificar actividades diarias entre padres e hijos y establecer horarios para su realización. “Si nos disponemos a compartir un espacio de juego crearemos la oportunidad de construir momentos inolvidables y afianzar los vínculos. También es importante permitirles aburrirse para luego poder crear el juego desde la motivación misma del niño. Son muchas las actividades que podemos realizar en estos días junto a nuestros hijos como por ejemplo: cocinar, inventar historias, contar cuentos, hacer experiencias de ciencias, crear manualidades con materiales que haya en casa, hacer una representación teatral, bailar, entre otras”.
En cuanto al ‘bombardeo’ informativo, aconseja no exponer a los niños a noticieros que detallen casos fatales, para no angustiarlos, pero sí darles a conocer las normas de seguridad que deben tomarse para mantenernos a salvo del virus. “A mi modo de ver lo más importante es propiciar un espacio de diálogo con los niños y explicarles lo que está sucediendo con un lenguaje claro y sencillo, dándoles el tiempo para que pregunten, ya que si se quedan con dudas recurrirán a argumentos fantasiosos”, concluye.

Espacio de Libertad: espacios pensados para infancias libres

Se trata de un emprendimiento impulsado por Paula Ramirez, arquitecta graduada de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNL (FADU), quien se especializó en planificación y gestión de arquitectura para la educación. En 2018, desarrolló su marca «Espacio de Libertad», un emprendimiento de objetos lúdicos pedagógicos basados en teorías respetuosas de la infancia, entendiéndola como autónoma, capaz y movilizada por el deseo. Formó parte de la incubadora Expresiva y sus dispositivos están presentes en el Jardín La Ronda perteneciente a la UNL, junto a otras instituciones del Estado.
Los dispositivos de juego que diseña esta marca, están alineados con corrientes filosóficas sobre la infancia que “la ponen en un rol activo. Entienden a los niños como seres capaces, autónomos y movilizados por el deseo. Propongo un acompañamiento respetuoso, fisiológico, natural y amoroso a la primera infancia. Acompañar a través de la palabra, del respeto a los tiempos personales y brindando un ambiente preparado a su estadío de desarrollo para potenciar sus inquietudes y capacidades”.
Partiendo de entender a la infancia con un rol activo, capaz de desarrollarse de manera autónoma, propone observar los intereses e inquietudes que movilizan al niño o niña correspondientes con su estadio de desarrollo, para luego poder armar un ambiente preparado para acompañar y potenciar esa etapa. “Este ambiente puede ser armado tranquilamente con lo que tengamos en casa, la clave está en producir un lugar específicamente para ellos donde puedan encontrar objetos que le llamen la atención y desafíen aquello que, hoy más les está interesando, para acompañar lo que María Montessori llama ‘periodos sensibles», explica Paula.
A su vez, la arquitecta recomienda que el ambiente preparado esté ubicado cerca de donde los adultos de la casa pasan la mayor cantidad del tiempo, así mientras los niños interactúan con los objetos, se los puede acompañar desde la presencia y la mirada, a la vez que se pueden ir desarrollando las actividades cotidianas de limpieza o homeoffice, lo cual sirve para descomprimir este tiempo de encierro en cuarentena en el que todo se vuelve más complejo.

Estímulos desde temprana edad

Somno es un emprendimiento que se especializa en juguetes didácticos, juegos para uso terapéutico y consolidación de aprendizajes a través de material lúdico. Nace en el 2011 y desde hace cinco años tiene su local en el Mercado Norte de la ciudad de Santa Fe. La emprendedora Lorena Picasso manifiesta que este momento particular que estamos atravesando requiere de paciencia y tolerancia extra de parte de los adultos de la casa y que es de gran ayuda la generación de rutinas claras para los integrantes de la familia; de ser posible detallarlas en un horario y hasta graficarlas. “Incorporar a los niños a los quehaceres domésticos, independientemente de lo pequeños que sean, siempre hay algo que pueden hacer y esto los hará sentirse importantes, su ayuda cuenta”, explica.
Respecto a los juegos, aconseja los de construcción, como bloques de madera, plásticos o imantados. También rescata al clásico rompecabezas: “Es una buena idea destinar un espacio de la casa para resolver en varios días ese rompecabezas que no hemos podido hacer antes o adquirir uno que sepamos que nos supera” y agrega: “Juegos de mesa, dentro de los tradicionales, tenemos a la generala, aquellos que se juegan con cartas españolas o con las de canasta. Si hacés memoria vas a encontrar un montón de propuestas que ofrecerles de esos juegos que hacías de chico. Juegos de mesa para competir y poder apostar por cosas productivas como las tareas hogareñas o juegos sobre alfabetización emocional y poder abrirnos al diálogo sobre lo que nos pasa a todos en esta situación”.
Lorena propone mirar la situación desde un ángulo positivo y ser capaces de entenderla como una oportunidad única para estar con los chicos, siendo que en la vorágine de la rutina, no se encuentra el suficiente tiempo. “Encontrarnos en sus miradas, encontrarnos en sus inquietudes, aprovechar para conversar y sorprendernos con sus sentimientos, pensamientos, sueños. ¿Qué tanto sabemos de estos enanos? ¿O de estos adolescentes?”.
En esta línea, afirma que es momento de reflexionar sobre cuestiones que hacen a la crianza, como son la tolerancia, la convivencia, el silencio y la capacidad de adaptación. “Como aprenden de nuestro ejemplo, está bueno no reprenderlos sino empezar a hablar, empezar a escucharlos, empezar a jugar, empezar a hacer la tarea, dejar el celular en los momentos que les dediquemos. La segmentación de los tiempos ayuda, la distribución de tareas, la formación del equipo familiar también. ¿Qué tenemos que aprender en este tiempo tan único? Tiempo entre paréntesis. Nunca tan separados, nunca tan unidos”, concluye Picasso.